Niño, corre por los pasillos y que no te coja el ogro. Roba golosinas del mueble de la entrada y reza para que no te las cobren a bofetadas. Escapa a la calle sin otra mano a la que aferrarte, solo ante vida y libre ante la muerte. Sueña con volver a jugar al escondite, tu lugar es el cerebro que tu padre formo desde que naciste. Rompe el tabaco de tu hermana y despídete de ella, estarás casi dos años sin verla hasta que tus padres decidan que debes visitar a quien te hacía la cresta. Muerde a un amigo e interésate por aquella chica que te mira tanto, dentro de poco tu mundo dará un giro, te mudas a un lugar que jamás has visto.

Miente a tus padres, levántate a media noche para ver aquel porno que tanto te llama la atención. Mastúrbate, conoce el orgasmo y el fluido que sale de ti. Bienvenido a la pubertad, esta vez agárrate, todo comienza a gran velocidad.

Cada cumpleaños es un paso más que se acerca al fin de la ignorancia, se pequeño mientras puedas y no pienses hasta que te preguntes por tu existencia. Cuenta a la policía que tu padre no es el maltratador de la casa, describe la situación, diles que tu madre esta loca, que tu vida esta en una cuerda floja y no hay solución. Estudia hasta que no te interese una mierda la voz del profesor, lee libros anarquistas en clase o líate el canuto del recreo. Propaga tu rebeldía entre las aulas y haz que te expulsen por una buena razón. Discute con todos, grita, sueña y experimenta. Falsifica las notas de tus compañeros por dinero. Haz campana, prueba la marihuana y echa tu primer polvo con una chica experimentada. Haz que lo imposible sea posible, en la juventud vale todo.

Que te echen del instituto por tener unos ideales que incitan a la revolución, escupe a la policía y mira a tus padres mientras lloran de dolor. Anestesia tu corazón con música y enciérrate hasta la madrugada para salir. Aprende a tocar la guitarra y consume más marihuana, tanta, que necesites ser camello para satisfacer la cantidad deseada. Prueba el éxtasis y ten tu primer amor de verano. Consume LSD, consume anfetaminas, cocaína, DOM, consume speed, no te olvides de la ketamina, el cristal y el opio. Asume que tienes un problema con la droga, folla sin condón, no trabajes, no estudies, no obedezcas, no aprendas, solo ves colándote entre vagones para llegar a una pared de bafles donde evadirte.

Dale la primera patada a una puerta para okupar, aniquila el poder que tiene el sistema en ti. Pincha la luz, llena garrafas y escupe marrón. Añora a tus padres, a tu hermana, añora tu vida anterior y tu vieja amada. Conoce nueva gente, nuevas amistades y vive experiencias ilegales que te hacen acabar en comisaria. Escóndete una semana en casa, que no te vean en ninguna parte, pegan tiros buscando pistas. Escápate de casa y vuelve al cabo de un tiempo con traumas, eso será tu pase hacía el centro, te quieren encerrar.

Enamórate y deja las drogas. Cambia el sexo por amor, cambia las rallas por caricias. Besa los mismos labios de mil formas diferentes. Piensa que será para siempre, créate una burbuja que dure unos tres años. Intenta sacarte el curso e independízate, consume a escondidas y vuelve a las andadas de camello de droga dura. Que te deje tu novia, vuelve con ella, déjala tu, folla y vuelve a consumir.

Acaba en un centro tomando pastillas y que la Psiquiatra te dé hora para volver a venir.

Si lo haces mientras escribes serás Sid Trip.